Colabore en el cumplimiento de las metas de tratamiento

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es un término general que se aplica a una serie de dolencias de causa desconocida que afectan al tubo digestivo, fundamentalmente divididos en dos grupos: la colitis ulcerosa crónica inespecífica (CUCI) y la enfermedad de Crohn (EC), muy similar entre sí, pero con algunas diferencias importantes. La similitud radica en su sintomatología; inflamación crónica de una porción del intestino (en el caso de EC puede ser tanto en el intestino delgado como en el grueso o colon, y en CUCI solamente en el intestino delgado), dolor abdominal, diarrea en ocasiones sanguinolenta, adelgazamiento, pérdida del apetito, ambas se presentan por brotes y son de una evolución crónica e imprevisible.

En ambos casos, la terapéutica a seguir depende de los siguientes parámetros:

  • Localización de la enfermedad
  • Gravedad de la misma
  • Sintomatología que padece el paciente a causa de la enfermedad
  • Tratamientos previos que el paciente ha recibido

Es importante que el paciente conozca las metas que el médico tratante espera cumplir con el tratamiento farmacológico implementado, y así poder colaborar en el cumplimiento de éstas, de la mejor manera posible.

Las metas son:

  • Ayudar a mantener los síntomas bajo control
  • Evitar la aparición de las crisis
  • Aliviar los molestos síntomas de; inflamación intestinal, dolor abdominal, diarrea
    y sangrado rectal
  • Ayudar a corregir los problemas nutricionales
  • Lograr una mejor calidad de vida

¿Cómo puede colaborar con su médico en su terapia?

El tratamiento farmacológico es uno de los pilares de la terapia integral de estas enfermedades, pero no debemos de olvidar que existen otros pilares igual de importantes; la intervención psicológica o psicoterapia, así como el de la ayuda familiar. Las siguientes recomendaciones le ayudarán a tener una mejor respuesta al tratamiento de su médico y logrará una terapia más completa para todos los ámbitos de su vida.

  • Siga al pie de la letra todas las indicaciones de su médico
  • Adquiera todos los medicamentos prescritos
  • Ingiéralos en su horario correspondiente y en la dosis prescrita
  • Aprenda a distinguir aquellos alimentos que le sientan bien y los que no
  • Pregunte e infórmese lo más que pueda acerca de su enfermedad
  • Evite el estrés y la ansiedad, pueden precipitar o agravar las crisis
  • Aprenda y haga ejercicios de relajación progresiva en casa, ayudan a evitar el estrés y la ansiedad
  • Recuerde que la familia es la principal fuente de apoyo, búsquela y acérquese a ella.