¿Como reconciliarte con un compañero de trabajo?

Las relaciones interpersonales en el lugar de trabajo suelen estar cargadas de muchos altos y bajos emocionales.  El ritmo laboral, el estrés de las responsabilidades y fechas topes, la presión de tu jefe o de tus clientes, pueden hacer perder la paciencia a cualquier persona, incluso a la más calmada de la oficina.

Si recientemente tuviste una discusión con un(a) compañero(a) y dado que valoras su amistad, sientes la necesidad de arreglar el conflicto para seguir adelante, esto es lo que puedes hacer:

  • No esperes a que pase mucho tiempo para solventar la situación. Sea o no tú culpa, hay personas a quienes les cuesta aceptar y encarar los problemas y esperan que el tiempo desvanezca el mal rato: el problema es que la relación también se va con eso.
  • Asegúrate de estar calmado(a) y de que tu sentimiento de ira se ha ido por completo.
  • Piensa en un lugar y momento adecuado para tratar el tema. Puede que la hora del almuerzo y frente a todos sus compañeros no sea la más indicada.
  • Evalúa la situación. ¿Fue tu culpa o de la otra persona? No se trata de pensar a quién echarle la culpa, sino de tratar el problema por su dimensión real y sin señalamientos.
  • Sé la persona más madura. Mantén el control y aunque rememoren momentos de la discusión trata de no volver a caer en ella, recuerda que estas allí queriendo arreglar las cosas.
  • Siempre presenta tus puntos de vista de manera diplomática. Evitar herir a la otra persona, probablemente ya se siente suficientemente culpable (si es su culpa).
  • Escucha atentamente las razones de la otra persona: asegúrate de escuchar para comprender y no solo para responder. Ponte en sus zapatos y trata de entender su situación, todos tenemos alguna vez un mal día.
  • Luego de conversar las cosas no esperes que todo se olvide instantáneamente por arte de magia. Es importante tomarse un tiempo para volver a la normalidad.
  • Si otros compañeros se vieron afectados por su discusión, lleguen a un acuerdo para disculparse (por separado) con cada uno de ellos. Sus compañeros no tienen la culpa de lo ocurrido y merecen una disculpa por el momento de hostilidad en su ambiente laboral.
  • Si de alguna manera su discusión afectó a los resultados de la organización, su jefe -en el mejor de los casos- esperará explicaciones al respecto.  Caso contrario las buscará por sí mismo y eso podría no ser agradable.

Por último solo recuerda que estos roces pasajeros son parte de cualquier tipo de convivencia, y se trata de aprender a convivir en armonía con las personas que te rodean, a pesar de las presiones del día a día.