A menos que vivas en una ciudad enorme, es muy probable que tus opciones de almuerzo sean muy limitadas. Estudios demuestran que muchos de nosotros comemos lo mismo la mayoría de los días. Además, gastamos alrededor de 30$ a la semana en almuerzos, cafés para llevar y meriendas. Algunos almuerzos no valen lo que cuestan; el sobreprecio en emparedados y ensaladas nos hace agua la boca.

Demasiado de lo malo

Si eres fanático de los “almuerzos fáciles” todos los días, como un emparedado con papa, probablemente estás comiendo más grasa y sal de la que necesitas. El exceso de grasas saturadas y sal pueden causar enfermedades al corazón a la larga.

Falta de proteínas

Aunque te decantes por las ensaladas, recuerda que estas son bajas en proteínas. La mayoría de las ensaladas que compras ya preparadas tienen una pizca de ingredientes “caros” y un montón de lechuga barata. Necesitas consumir suficiente proteína para sentirte satisfecho.

Lejos de alcanzar tus “7 al día”

Se recomienda comer siete porciones de vegetales al día, de las cuales solo 2 pueden ser frutas. “Come colorido” para incluir una gran cantidad de vegetales diferentes en tu dieta. Los colores rojo, azul, púrpura, verde, blanco, amarillo o naranja en las plantas indican que estos contienen diferentes nutrientes y que ayudan a nuestra salud de diferentes maneras.

Problemas estomacales

Si compras el mismo almuerzo en la misma tienda una y otra vez, es muy probable que no estés variando lo suficiente tu dieta como para mantener contentos a tus intestinos. Comer una gran variedad de comida natural y fresca te ayuda a cultivar microbios ricos y diversos en tu intestino. Esto puede ayudarte a evitar ataques al corazón, a combatir infecciones, reducir alergias y mantenerte en forma.

Hora de cambiar

¿Por qué no tomarse un tiempo de la hora de almuerzo para explorar otras opciones? Cambia el jamón y el queso por atún, salmón, camarones, falafel, huevos, tofu o pavo. Haz una ensalada con lentejas, frijoles o arroz integral en vez de un sándwich. Opta por una sopa de verduras, chili o curry cuando haga frío. Te sentirás mucho más satisfecho y así incluirás muchos más vegetales en tu día a día.

LEAVE A REPLY