La relación que tienes con tu otra mitad probablemente te hace sentir súper seguro, cómodo y suficientemente confiado como para usar esa camiseta manchada como si fuese ropa interior ultra sexy. Pero eso no siempre da paso a una vida sexual ardiente.

¿Entonces? Nuevos estudios de la Universidad de Toronto descubrieron que el secreto de una vida sexual feliz requiere de trabajo duro.

Para el estudio, los investigadores entrevistaron a 1900 personas heterosexuales y homosexuales que estaban en ese momento en una relación, y les preguntaron sobre sus opiniones respecto a las relaciones y si estaban satisfechos con sus vidas sexuales. Según sus respuestas, los investigadores dividieron a los participantes en dos grupos: “cree en el crecimiento sexual” (por ejemplo, aquellos que creen que la satisfacción sexual es producto del esfuerzo) y “cree en el destino sexual”(personas que piensan que la satisfacción sexual llega si encontramos a un compañero sexual compatible). Descubrieron que creer que una buena vida sexual es el resultado del trabajo duro (contrario a esperar a que simplemente sea así siempre y cuando ames al otro) resulta en sexo más ardiente y entregado.

También descubrieron que las mujeres son más propensas a creer en las almas gemelas y el destino que los hombres, pero que también tienden a creer más que los hombres en el trabajo duro e incansable para lograr una vida sexual plena.

Sabemos que el sexo en las relaciones largas no siempre es perfecto y que el deseo sexual muchas veces disminuye. Las personas que están mejor preparadas para superar estos retos son aquellas que tienen una visión más pragmática del sexo y están listas para esforzarse y mejorar la calidad de sus vidas sexuales.

LEAVE A REPLY