Como si necesitaras otra razón para comer nueces, estas legumbres grasas son una gran fuente de magnesio, que es a su vez excelente para mejorar el estado de ánimo. Si no tienes suficiente magnesio en tu cuerpo, la parte del cerebro que regula la melatonina se desactiva, lo que afecta tu sueño. Un aumento en los niveles de magnesio es lo que le dice a los animales que es hora de hibernar; en nosotros, de no estar presente en suficiente cantidad, puede desempeñar un papel en el trastorno afectivo estacional (SAD), depresión y ganas de comer muchos carbohidratos, una condición que aumenta durante el oscuro invierno.

Un estudio de la USDA del año 2010, publicado en Magnesium Research, descubrió que la suplementación de magnesio puede ayudar a las personas a las que les cuesta dormir a descansar muy bien toda la noche. Un grupo de 100 noctámbulos mayores de 51 tomaron 320 miligramos de magnesio al día, mientras que el otro grupo tomó un placebo. Después de 7 semanas, aquellos que tomaron el magnesio dormían mejor y, además, tenían niveles más bajos de inflamación peligrosa, una reacción del sistema nervioso relacionada con las enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes y Alzheimer.

Cómo obtener tu dosis: Las comidas ricas en magnesio también son geniales para perder peso: pescado y nueces (ricos en proteínas), soya y granos negros, así como granos ricos en fibra como el salvado.

LEAVE A REPLY