¿Qué es la terapia psicológica?

La psicoterapia es un espacio de encuentro amoroso para sanar las heridas del pasado y del presente. Si bien el pasado nos forma en lo más profundo de modos que en ocasiones ni siquiera advertimos, la psicoterapia nos ayuda a pensar en el presente y a forjar el futuro de nuestro bienestar.

La psicoterapia no sólo nos ayuda a darle sentido a nuestras acciones, sino que también puede ayudarnos a corregir nuestras creencias o conductas inadecuadas que nos impiden vivir en bienestar con nosotros mismos y con los demás.

Hay muchos prejuicios acerca de la terapia psicológica. Muchas personas creen que es sólo charlatanería. Algunos piensan: ¿cómo le voy a ir a contar mis problemas a un desconocido que quizá esté peor que yo? ¿Eso de qué manera me podría ayudar?

Hay quienes incluso piensan que la terapia psicológica es un lavado de cerebro, que es pura sugestión y que no ayuda más que para atrasar más el desarrollo personal de las personas.

Otros piensan: la terapia psicológica es para los locos, para las personas que han perdido la razón.

He escuchado de otras personas: “eso de las terapias es para todos menos para mí, yo no tengo remedio, mi vida no puede cambiar.”

Estas expresiones no son más que prejuicios o razonamientos erróneos acerca de la efectividad o sentido de la psicoterapia o terapia psicológica.

La psicoterapia o terapia psicológica es más que una simple conversación. Es un espacio en donde las personas pueden hacer silencio del mundo exterior y encontrar qué es lo que les pasa. Ese es una primera parte. La psicoterapia nos puede ayudar a saber qué es lo que nos pasa. El mundo actual nos exige tantas cosas y de maneras tan confusas que podemos perdernos en medio de la vorágine de imágenes y sentimientos que desde el exterior se nos pide vivir sin preguntarnos antes si eso que recibimos nos hará algún bien o nos desviara de nuestro camino de salud. Es decir, en ocasiones se experimenta que no se sabe qué es lo que nos pasa.

En un segundo momento, la psicoterapia ayuda a dirigirse con mayor claridad y firmeza en el proceso de la vida. No sólo basta con saber con cierta idea qué es lo que nos sucede en el interior, pues es necesario iniciar un proceso de cambio que implica esfuerzo, constancia y acompañamiento profesional. El cambio interior es uno de los cambios que se llevan a cabo con mayor dificultad, pero sin duda es la tarea más importante para desarrollar en la vida.

La psicoterapia es más que hablar sobre los problemas. Detrás de lo que decimos sobre nuestros problemas se encuentran nuestros vacíos más profundos, nuestras tristezas más escondidas, pero también detrás de lo que decimos en nuestros problemas se encuentran nuestras posibilidades más auténticas para ser felices.