Siestas muy largas aumentan el riesgo de diabetes

El momento preferido de muchos es el de la siesta, ¿por qué? Es lo mejor que hay después de almorzar, es decir, tomarse un merecido descanso después de esa comida tan importante. Pero,¿ sabías que las siestas muy largas aumentan el riesgo de sufrir de diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica que se origina porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la elabora de una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia.

Aquellas personas que sufren de diabetes presentan unexceso de  glucosa en sangre (hiperglucemia) ya que no se distribuye de la forma adecuada.”  Por lo que si eres uno de los que abusa de la siesta extendiéndola por horas, debes saber que tarde o temprano vas a presentar un incremento en la glucosa presente en la sangre, y el diagnostico final sera: Diabetes tipo 2.

Tomohide Yamada dirigió un estudio en la Universidad de Tokio que confirmó que las siestas, mientras más prolongadas, hay más riesgos de padecer diabetes del tipo 2. Cabe destacar que el grupo de científico que participó en dicha investigación llegó a la conclusión de esto tras analizar historiales clínicos y hábitos de más 260.000 personas de origen asiáticos y occidentales. ¿Qué tal?

Los investigadores buscaban rastrear la relación existente entre la diabetes (altos niveles de azúcar en la sangre) y dos aparente factores: “la excesiva somnolencia diurna –o hipersomnia– y las siestas.”

En el estudio observaron que la prioridad de padecer de enfermedad crónica aumentaba un 56% en aquellos individuos con hipersomnia, y un 46% entre las personas que admitieron dormir con frecuencia más de una hora durante el transcurso del día.

¿Cuánto tiempo debe durar la siesta? Según especialista lo mejor son 40 minutos, por encima de este tiempo es donde comienza el riesgo de terminar siendo diabéticos.

Durante la convención anual de  la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), los especialistas que participaron en la investigación recomendaron: “múltiples trabajos demuestran los efectos beneficiosos de las siestas de menos de media hora, que ayudan a mantener el estado de alerta y las habilidades motoras. Para que no nos perjudiquen, estos descansos deben finalizar antes de que empiece el sueño profundo, de ondas cerebrales lentas”.