Trucos para aplicar una mascarilla en casa

Son muchas las ocasiones en las que os aconsejamos seguir unos hábitos de higiene facial que os ayudarán a lucir una piel limpia, hidratada y rejuvenecida y en esta ocasión os daremos unas pautas para aplicar una mascarilla en casa.

Cuando nos aplicamos una mascarilla adecuada a nuestro tipo de piel y necesidades le estamos aportando los ingredientes necesarios, en una alta concentración, que favorecerán su posterior nutrición.

Existen diferentes tipos de mascarillas:

  • Mascarillas Antiedad con una clara finalidad, la de rejuvenecer para que así la piel luzca más joven, fresca, hidratada y con menos arrugas. especialmente indicada para pieles maduras o dañadas.
  • Mascarilla efecto Lift y Flash, se usan antes de un evento o en algún momento que se necesite estar más brillante, como puede ser una mascarilla en la que se oxigene la piel.
  • Mascarilla de Limpieza, se utilizan para eliminar las células muertas y mejorar la renovación celular por lo que se incluyen dentro de las rutinas de la piel.
  • Mascarilla de Hidratación o Nutrición, indicadas para pieles especialmente secas para que luzcan lisas y tersas.

Un paso previo a la aplicación de la mascarilla es la limpieza y exfoliación (suave) de la piel que favorecerá la posterior absorción de los componentes de la mascarilla.

Tras la limpieza, el orden de aplicación de los productos sería el siguiente:

  • Aplicación del serum adecuado a tus necesidades.
  • Crema hidratante indicada a tu tipo de piel.
  • Contorno de ojos.
  • Por último aplicaremos la mascarilla.

Una forma adecuada de aplicar la mascarilla empezaría por la frente y terminaría en el cuello con el fin de no dejar ninguna zona olvidada. 

Por último os aconsejamos evitar la zona del contorno de ojos así como no olvidar la zona del cuello y del escote que suele pasar desapercibida a la hora de aplicar la mascarilla. En cuanto a la frecuencia os aconsejamos un mínimo de una o dos veces por semana.